Mi experiencia con el Lenovo X1 Carbon

Desde hace unos días estoy usando un Lenovo X1 Carbon como portátil para trabajar. Os contaré aquí mi experiencia usando Ubuntu GNOME y cómo he configurado todo para que la mayoría de cosas funcionen a la perfección. Además también me gustaría puntualizar algunos problemas que he tenido para configurarlo todo correctamente y qué cosas todavía podrían estar mejor.

Lenovo X1 CarbonCuando les dije a mis compañeros de trabajo que me había comprado un Lenovo, lo primero que me preguntaron fue ¿pero esos no eran los de SuperFish? Y la verdad es que sí, los mismos. No obstante, esa vulnerabilidad no afectaba a los Lenovo Thinkpad, rama de la cual viene el X1 Carbon, y además, yo no iba a tener instalado Windows más tiempo del estrictamente necesario. Así que en cuanto me llegó el portátil, configuré todo lo que me pedía Windows 8.1 (no es pedante ni nada este SO de OEM) y me puse a ponerlo a punto. Actualicé todo el sistema, descargué todos los drivers y firmwares nuevos de la página de Lenovo e instalé todo en sus últimas versiones. Me interesaba tener la BIOS y el firmware actualizados, ya que los iba a usar desde Linux.

Una vez teniendo todo perfectamente actualizado, tocaba hacerle pruebas al PC para asegurarme que no había componentes defectuosos. Por suerte, Lenovo incluye una utilidad que comprueba todo el sistema, haciendo tests de estrés a la CPU, el SSD, la RAM y a todos los componentes. Fue un alivio ver que todo estaba funcionando a la perfección. No obstante, para acabar de asegurarme, le pasé un Memtest86+ para comprobar una vez más que la RAM funcionaba sin ningún problema. Una vez todo actualizado y tras una comprobación de varias horas, me predispuse a instalar Ubuntu GNOME 15.04.

Instalación

Ubuntu GNOME es una distribución Linux que es un sabor oficial de la distribución Ubuntu con la experiencia de GNOME Shell. Ya tenía el pen drive preparado, modifiqué las opciones en la UEFI BIOS y arranqué el instalador de Ubuntu GNOME. La instalación fue genial, más allá de un curioso momento en el que a causa de tener UEFI necesité incluir una partición extra de algo más de 500 MiB para poner un bootloader compatible. Mis 512 GB de SSD quedaron repartidos entre 512 MiB de partición EFI, 8 GiB de swap (para equipararlo con los 8GB de RAM) y el restante (503 GB) de punto de montaje para /. Siento la confusión con las unidades, pero creía necesario mostrar la diferencia de cómo algunas cosas se entienden mejor en potencias binarias y otras en decimal.

Ubuntu GNOME

Una vez acabado, pude comprobar gratamente sorprendido que la UEFI BIOS había detectado que había instalado Ubuntu y que ya lo había puesto como arranque por defecto. Antes de arrancar por primera vez mi Ubuntu GNOME decidí desactivar algunos componentes: la cámara, el micrófono y el trackpoint del teclado. No consigo acostumbrarme a el, y en cuanto al micro, bueno, tengo micros en mis cascos y tengo el micrófono de grabación de El Gato de Turing, así que no lo necesito. La cámara la prefiero desactivada por seguridad, ya la activaré manualmente si algún día quiero hacer una videollamada.

Primer arranque

De entrada, al arrancar el sistema, la mayoría de cosas funcionan perfectamente. Tenía entendido que había ciertos problemas con el touchpad que no se habían solucionado hasta Linux 4, y yo tenía Linux 3.19. No obstante, parece que Ubuntu ha hecho un backport de las nuevas características y el touchpad, con todos sus botones funciona a la perfección. Más adelante también hice la prueba de usar el trackpoint activándolo desde la BIOS y funcionó perfectamente. Sobre este tema, sí me gustaría comentar que el touchpad del X1 es en sí un gran botón, que es muy útil en muchos casos, ya que los botones superiores quedan un poco a desmano al usar el touchpad, pero que en algunos casos (al hacer movimientos de arrastrar y soltar, por ejemplo) puede ser incómodo. Según mi opinión, los botones del touchpad deberían estar abajo, pero entiendo que para usar el trackpoint están bien donde están.

Algo curioso era el funcionamiento de las teclas Fn. Resulta que hay que teclear Fn+Esc para activarlas / desactivarlas, ya que ocupan el espacio de F1 a F12, y no se pueden usar simultáneamente haciendo Fn+tecla. Algo que encuentro muy poco útil. No obstante, era el mismo funcionamiento que en Windows, así que el problema es de los diseñadores de Lenovo y no de Linux.

El único dispositivo para el que he necesitado hacer algún chanchullo ha sido el lector de huellas. El lector de huellas del X1 no está soportado por los repositorios oficiales de Ubuntu, así que tuve que añadir un repositorio de PPA para actualizar la versión de fprintd y poder usarlo. Ahora funciona a la perfección.

En cuanto a la batería, es genial. A tope de brillo y haciendo un uso habitual (Firefox con varias pestañas, varios programas abiertos) la batería dura perfectamente 6-7 horas, que aumentan exponencialmente al bajar de brillo y al usarlo de una manera más relajada. Esto es también gracias a que la tercera generación de X1 trae consigo un procesador Broadwell, que al estar impreso a 14nm hace un uso más eficiente de la electricidad. Además, en cuanto a los drivers gráficos, la gráfica integrada funciona perfectamente, y puedo permitirme el lujo de tener OpenGL 3.0 con OpenGL 3.3 si un software lo pide a la hora de crear el contexto gracias a Mesa 10.5.2.

Pero, he de decir que sí que ha habido algo que me ha bajado mucho la experiencia de usuario, y eso es el soporte para HiDPI. Mi X1 tiene una pantalla de 2560×1440 px y 14″ de diagonal, por lo que entra dentro de lo que se considera alta densidad de pixels. Esto que es genial a la hora de verlo todo a una definición que te hace preguntarte cómo has podido vivir sin ella, es un problema en aplicaciones y sistemas no adaptados. Y aquí tengo que decir que GNOME como tal sí está adaptado a HiDPI, y lo que hace es mostrar iconos de alta resolución y letras más grandes y con mucha mejor definición (aunque tuve que tocar la configuración para indicarle el tamaño que yo consideraba óptimo). Lo que no está tan adaptado son las aplicaciones de terceros.

Problemas y soluciones

Ya envié un mensaje a la lista de correo de Ubuntu GNOME explicando los problemas que encontré, sabiendo que no era cosa suya, pero indicando cuales eran los errores, por si quisieran incluirlos en las notas de lanzamiento. Comencemos uno por uno con los errores que he detectado y cómo he hecho (en el caso de haber podido) para arreglarlos.

Firefox

Quizá el que más me llamó la atención, probablemente por ser el software que más uso junto con LibreOffice y Sublime Text. En este caso lo que ocurría era que los títulos de las pestañas y la letra de las webs era ridículamente pequeño. Tuve que cambiar en about:config el valor de la variable layout.css.devPixelsPerPx a 1.8 y ya todo se ve perfectamente (dejando de lado que los bordes de las pestañas son de baja resolución y se notan los pixels).

El Blog de Razican en HiDPI

Google Chrome

La gran decepción. Google Chrome no trae soporte para HiDPI, y no parece que vaya a llegar pronto, no al menos en la siguiente versión. Mi única solución es aumentar el zoom en las páginas que visito, y que por suerte recuerda para la próxima vez. No obstante, el texto de los títulos de las pestañas y de los botones de la interfaz es ridículamente pequeño y cuesta mucho leerlo.

Actualización: Google Chrome en su última actualización (Google Chrome 43) ha solucionado todos los problemas de HiDPI. Así que a partir de ahora (20 de mayo) ya tenemos soporte HiDPI en Linux con Google Chrome.

Sublime Text 3

En este caso, el problema era que la letra era muy pequeña. No hubo más que cambiar la configuración para adaptarla a la pantalla y listo. El único problema lo he tenido al instalar temas de terceros, que aquellos que estaba usando en mi Vaio aquí no funcionan, entiendo que por el soporte HiDPI. En Sublime también se nota que los bordes de las pestañas no tienen máxima resolución, pero es un problema menor.

LibreOffice

Aquí he de felicitar al equipo de LibreOffice. La interfaz se ve impecable y el texto también. Solo he detectado un problema y es que los iconos son en realidad iconos de baja resolución escalados, por lo que se ven con un poco baja resolución. No obstante, teniendo en cuenta que toda la interfaz está a escala y las fuentes son vectoriales, he de decir que es un problema menor.

Android Studio

Otra gran decepción. Viniendo de IntelliJ IDEA, un software privativo y de pago, y modificado por Google, una empresa de presunto prestigio, en HiDPI no se ve nada. He conseguido mitigar en parte esto modificando el tamaño de fuente de las áreas de código y consola, que ahora se ven bien, pero sigue habiendo muchos problemas. Para empezar, los iconos son muy, muy pequeños.

Pero hay algo que me molesta tanto o más que esto, y es que las ventanas no se adaptan al texto. Hay zonas en las que Android Studio usa la fuente por defecto del sistema, como menús de configuración, creación de proyectos etc. En estos casos, el sistema le provee de una fuente acorde con mi pantalla, pero la ventana en cuestión sigue al tamaño estándar en pixels, de manera que se corta todo el texto y hay que ir agrandando las ventanas continuamente. Además, esto provoca que algunos menús de estado se vean bastante feos.

Iconos en los menús de guardar / cargar

Aquí me entra la duda de si es un problema de GNOME Shell, Nautilus o de un software externo. Resulta que en los menús de guardado o de apertura los iconos de carpetas, ficheros etc. se ven muy, muy pequeños. No he conseguido solucionarlo, si alguien sabe hacerlo, puede escribirlo en los comentarios y le estaría muy agradecido.

Filezilla

Los iconos son casi imperceptibles. Tan pequeños que cuesta hasta acertar con el ratón. No obstante, parece que hasta que Filezilla no se decante por soportar HiDPI así nos vamos a quedar.

Filezilla HiDPI

Skype

Bueno, sobre Skype poco se puede decir. Desde que Microsoft compró la compañía, si antes ya estaba el cliente desactualizado ahora es completamente obsoleto. No solo no tiene nada que ver con el cliente de Windows sino que encima no soporta videollamadas grupales. En cuanto al HiDPI, por supuesto, no está adaptado y se ve fatal. Intentaré probar alternativas para este software del que Microsoft se ha olvidado.

Spotify

Ridículo. Llevan meses sin actualizar la versión de Linux, y no solo eso, sino que se ve tan pequeño que ni se qué canción estoy escuchando. Aquí deberían hacer algo y rápido.

Cursor cambiante

Me ha pasado en Firefox usando Tweetdeck y en Telegram, en el cuadro de texto y en la lista de personas de la izquierda. El cursor repentinamente cambia a ldpi (baja resolución) y se hace diminuto, casi invisible. No he conseguido solucionarlo.

Conclusión

A linux y sobretodo a las aplicaciones que corren en Linux les queda un largo camino por recorrer. He de decir que la mayoría de aplicaciones que he tenido que nombrar por su mala integración son aplicaciones privativas y en muchas ocasiones de pago, no de código libre. En algún caso entiendo que son errores un tanto difíciles de solucionar, pero creo que en la mayoría es solo poner iconos más grandes y trabajar con unos estándares de calidad un poco más exigentes. La sensación de vivir en HiDPI es genial, y con un hardware así más todavía, pero quedan pequeños detalles que resultan un tanto molestos.

He de aclarar que estoy encantado con este maquinón. Me hace la vida más fácil a la hora de trabajar y se que me va a ser de mucha utilidad para mejorar mi productividad. Espero que este artículo sirva a aquel que quiera cambiar su portátil o a aquel que se quiera pasar a Linux, ya que en mi opinión es un sistema muy, muy potente y Linux un SO muy bueno con muchas posibilidades.

Tux

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *